¿Podemos, Pablemos o Todo lo Jodemos? (y III)




Íñigo Errejón, dirigente de Podemos

Veamos los puntos más reseñables del programa de Podemos.


1.- Auditoría ciudadana de la deuda y una banca al servicio del ciudadano.
 
No está fuera de las aspiraciones de muchìsimos ciudadanos, las palabras de Iñigo Errejón, coordinador de campaña de Podemos, "no vamos a pagar una deuda que no es nuestra".
Pero entiendo que para que no sea un guirigay, sería de esperar que dicha auditoría se realizara por profesionales, aunque de su cuerda, con posterior ratificación de los ciudadanos. Pero  
¿Cómo se delimita esa deuda ilegítima?
¿Hablamos de deudas como las hipotecarias o de deudas con terceros países?
¿Qué respuesta internacional esperan?
¿A qué interés nos prestarían, si se fían de nosotros?
¿Cuántas generaciones, de nuestros propiosdescendientes quedarían hipotecadas por ello?

En cualquier caso, la limitación constitucional del déficit público, obliga a una reforma constitucional.


2.- Autodeterminación de los pueblos.  

Otra cuestión que exige una reforma constitucional, pero ésta, al tocar derechos fundamentales, exige el refrendo del todos los ciudadanos españoles. Hoy por hoy, en mi opinión, sería ampliamente derrotada. Salvo que se introdujera como parte de una nueva Constitución para diluirla en el todo. Creo que ese es el camino que han elegido. 

Pablo Iglesias, dirigente de Podemos


3.- Renta básica para todos, jubilación a los 60, reducción de la jornada laboral a 35 horas semanales y obtener el dinero de un nuevo modelo fiscal. 

Todos felices y comeremos muchas perdices. Vuelta a los mundos de Yupi, "To er mundo é güeno". Nos venden la panacea del estado del bienestar progre. Esto les confirma como miembros de la casta, pues Zapatero y Rajoy también prometieron el oro y el moro; ya hemos visto lo que cumplieron.
 
Pero si Podemos lo puediera aplicar, sería aún peor: ¿cómo piensan que las empresas puedan pagar lo mismo con 35 horas a sus trabajadores? Una cosa es la asistencia social a personas en estado de necesidad, pero la barra libre para "todos y todas", nacionales o inmigrantes, independientemente de que hayan aportado, teniendo oportunidad, o de que voluntariamente no hayan aportado, defraudando, o para nada comprometidos con hacerlo, es insostenible y poco solidario porque carga a nuestros descendientes con un peso insoportable en un futuro más que previsible y cierto. 

Una etérea reforma fiscal, sin concretar, que, a todas luces, se limitará a confiscar aún más recursos a los ciudadanos, no puede ser el futuro. Ya lo dijo Monedero: "Si este País, toma la decisión política de jubilarse a los 60 (años), buscaremos los técnicos que nos expliquen cómo se hace". Con dos huevos.


4.- Más castigo al fraude, nacionalizar los sectores estratégicos y fin de los paraísos fiscales.

 No están fuera de la realidad, el mayor castigo al fraude y declarar la guerra política a los paraísos fiscales. Sin ir más lejos, no dejan de serlo Luxemburgo, Gibraltar, las Islas del Canal, ... y están en Europa. Por otra parte, no estamos mejor con la privatización de determinados sectores, que cuando estaban nacionalizados.
 
Pero no es la renacionalización el arma para luchar contra esto, sino impedir los oligopolios y forzar, con leyes adecuadas, la verdadera competitividad de esas empresas, el mercado libre, no el cautivo de los oligopolios.


5.- Imposición de límites para salarios altos, la prohibición de despedir si hay beneficios y la subida del salario mínimo. 

Medidas populares donde las haya, ya está bien que miembros de "Consejos Asesores", cobren 8.500 euros/mes por reunirse una vez a la semana, máxime sin aportar la transparencia de conocer los resultados de su asesoramiento. La adminsitración, con su actuación, justifica otros expolios, que también existen en empresas pagadas, o subvencionadas y primadas, con dinero de todos.
Una cuestión asumible, en mi opinión, sería aumentar sensiblemente las penas por apropiación de lo público y/o privado (estafas a colectivos), dependiendo del retorno de las cantidades indebidamente apropiadas y/o defraudadas, la atenuación de dichas penas. Que deje de ser rentable la cárcel, sin devolver lo robado.  

Por no hablar de despenalizar la ocupación de pisos vacíos de bancos rescatados o de inmobiliarias y promotoras. Eliminación de las vallas fronterizas anti-persona y del SIVE, sin alternativa alguna. La interrupción voluntaria del embarazo de forma segura, libre y gratuita, dentro de la red pública, etc. Temas, incluídos en sus programa, que tienen su enjundia propia.

Par concluir repetiré lo que escribí en la entrada anterior: 

"Sólo un sistema que garantice las libertades personales y públicas; la educación pública de calidad; la sanidad pública; la libertad de expresión; la libertad de prensa; la libre empresa; una razonada y controlada asistencia social; la participación de la sociedad civil con efectivas Iniciativas Legislativas Populares, y control real de cómo sus representantes ejercen esa representación, incluyendo derogatorias de mandatos; un Estado suficiente pero no elefantiásico, sin subvenciones a lo loco, sin fundaciones de tocomocho, desprovisto de todo lo innecesario, y por tanto sostenible; nos puede garantizar UNA DEMOCRACIA VERDADERA, DE CALIDAD Y SUFICIENTE." 

Concluyo afirmando que, en mi opinión, admitiendo la certera –que, no olvidemos, ya la hicieron otros como Ciudadanos y CILUS– descripción de la debacle, social y política que padecemos, es más que evidente para personas mediánamente informadas el fiasco garantizado que las "soluciones" de Podemos nos traerían.

Han ganado una batalla, la de la propaganda, en la que la izquierda suele salir victoriosa. Pero al poco de que puedan aplicar sus "soluciones", comprobaremos que si no pagamos las deuda externa, nadie nos volverá a prestar sin garantías extras y a un interés muy superior. ¿Endeudaremos a nuestros descendientes por generaciones? ¿Qué locura es esa? ¿Dejaremos de ser ciudadanos para convertirnos en exclavistas a futuro de nuestras propias familias?

Con lo escrito hasta aquí, no quiero terminar sin apuntar, la curiosa evolución de la gráfica usada por Podemos en su reciente campaña, desde la la que figura en la bolsa de la formación, hasta el presente, en las tres camisetas a su derecha: el uróboros:



El uróboros simboliza, entre otras posibilidades, el esfuerzo inútil, ya que el ciclo vuelve a comenzar a pesar de las acciones para impedirlo. Compárese con uróboros procedentes de diversas culturas ancestrales.


¿Premonición?

Concluyo, con lo padecido y lo que se nos viene encima, me urge respuesta esta pregunta:

¿EN TREINTA AÑOS, NO PODÍA HABERNOS TOCADO ALGUIEN INTELIGENTE, DECIDIDO Y SINCERO, A LA VEZ?



.

1 comentarios:

peter brown | 16 de septiembre de 2014, 0:04

Este programa Bolivariano, para cualquiera que tenga dos dedos de frente, es para poner los pelos como Espinete. Mas aún viendo a lo que está llevando a Venezuela a Argentinay la Madre Cuba, donde estos angelitos nos cuentan que no hay corrupción, tampoco nos cuentan que los sueldos son de 12$ y las pensiones(que serán las que nos dejarán) de 8$, para la que han dejado para subsistir, la prostitución como único recurso. Para votar a estos Totalitarios hay que ser un desinformado, un sectario o un tarado. Peter Brown