¿Podemos, Pablemos o Todo lo Jodemos? (I)




Creo que ha pasado suficiente tiempo desde la irrupción sorpresiva de Podemos en la política nacional como para poder dar una opinión sosegada sobre este fenómeno –descartada su acepción cualitativa– realmente singular en la autodesprestigiada, y más que merecidamente desprestigiada, clase política española.


¿Perroflautas, terroríficos o algo más serio?
Creo que es un gravísimo error juzgar o definir a su líder,
politólogo y profesor Pablo Iglesias Turrión o a cualquiera de sus más cercanos colaboradores, como perroflautas, y mucho menos con la acepción más descalificante de la palabra.

Igualmente considero un grave error el toque a rebato, que ha supuesto en la vieja casta política,
el estallido Podemos. PP, PSOE, IU, UPyD y nacionalistas –aunque estos más enfrascados en su soberanismo y pensando estúpidamente que, para sus intereses, cuánto peor, mejor– han perdido los papeles. Unos cebándose con ellos y otros tratando de lanzarles imposibles cantos de sirenas. Por su obcecación en esquilmarnos, en vez de gobernar, ya estaban derrotados, únicamente no lo sabían y faltaba el "aglutinador".

El esperado y previsible fin de los abusivos privilegios auto-otorgados de la vieja casta, ahora más evidente para ellos, y cuasi convertido en terror en el caso del PP, les hace perder con desmesura los nervios, enfrascándose en una ciega huida hacia adelante, perceptible para todos los ciudadanos, que sólo refuerza en estos, por la evidente inquina, el apoyo a la nueva casta,
Podemos.

Pero si algo tengo seguro, es que la irrupción política de Podemos, no es pura casualidad. Es el fruto de un plan largamente preparado a manera de un concienzudo trabajo de laboratorio, o tesis universitaria colectiva, acompañado de:
  1. Una situación "favorable" para sus intereses, la gravísima crisis españolas
  2. Un hecho desbordante, o punto de partida, el 15M
  3. Un profundo conocimiento de los métodos y medios de propaganda adecuados para sus objetivos y la colaboración imprescindible de estos, inclusos de los que lo hacían para, pretendidamente, acabar con él, La Sexta, Intereconomía, La Tuerka, redes sociales.
  4. Un experimento anterior, o laboratorio –el asesoramiento y dotación ideológica, a los bolivarianos de Chávez y Maduro–, que les permitiera corregir errores y obtener una suculenta financiación. 
  5. Y, finalmente, una más que favorable y previsible ocasión de aplicar todo eso en España, la España arrasada por Zapatero e incinerada por Rajoy
Una situación perfecta. Se la han –¿o hemos?– puesto en bandeja.


Y esto no es producto, no puede serlo, de una casualidad o un feliz hallazgo. Sino, como digo, el fruto de muy sopesadas reuniones orientadas a planificar el fin del que estamos viendo el inicio de su andadura.
 
Centrando el asunto, creo que no cabe, salvo floklorismos populacheros, el apelativo de perroflautas para Podemos, como tampoco se justifica el terror que parecen haber causado principalmente entre las Huestes de Mariano Rajoy. Pero no hay que dejar de lado lo que considero realmente serio y muy preocupante –en términos democráticos–, dado que la tradicional ceguera que el "todos a una" provoca en la derecha española, su respuesta –lejos de recuperarles opciones propias, por la tendencia social a la polarización–, perjudicará a opciones sinceramente regeneradoras e indiscutiblemente más respetuosas con la democracia que Podemos, como puede ser Ciudadanos y otros.

Estos partidos regeneradores deberán afinar y potenciar lo más posible su estrategia y propuestas a la sociedad, pelear hasta lo imposible por su participación en los medios, comunicando razonadamente y "vendiendo" su valor diferencial: la factibilidad real de sus propuestas, sin aislar a España de su entorno natural, Europa

Transmitir y convencer a la sociedad de que con Podemos, tras el subidón que pudiera producirles una victoria electoral, lo que les espara es la escasez y las privaciones de todo –libertades incluidas–, tal como en Cuba o Venezuela, los paradigmas –no desmentidos– de Podemos.


 
.


1 comentarios:

peter brown | 15 de septiembre de 2014, 23:37

Magnífica lectura de la situación de España y del futuro incierto y peligroso por el populismo al que se puede ver abocado una sociedad idiotizada por la telebasura. Podemos tener el Síndrome de la rana hervida. Nos han metido en una olla, y la temperatura del agua está subiendo lentamente, hasta que esté tan caliente que no podremos salir de ella. Lo que le está sucediendo a Venezuela y Argentina. Estos marxistas rancios se valen de métodos modernos de comunicación a través de las redes. Ya no valen los panfletos de las imprentas clandestinas. La historia nos ha enseñado a lo que conducen: a las dictaduras mas otroces y al liberticidio, del cual tienen el mismo concepto que Lenin Libertad ¿para qué?. Me quedo sorprendido en los foros de la defensa que hacen los jóvenes del Comunismo. Quizá haya sido culpa nuestra que por desmarcarnos del Franquismo ensalzamos al Totalitarismo mas atroz que ha conocido la Historia, aunque parece que el yihadismo le va a hacer sombra. Un saludo. Peter Brown