Hablemos sin tapujos


He tratado de mantenerme al margen, tras mi artículo en el que exponía las razones de mi oposición al cambio sobrevenido de estatutos. Pero las continuas referencias –como cita MJ Calderón, en Facebook– al "alguien ha matado a alguien... sin personalizar", o al "alguien ha hecho algo, y no quiero dar nombres" mirando hacia el techo, con bajas de los órganos de dirección, o no, etc. Me han hecho preguntarme ¿por qué no? Contestemos y pongamos negro sobre blanco dónde está cada uno. 



Sobre honestidades, mucho habría que hablar. Desde luego, no aportando pretendidas destituciones por un Comité Ejecutivo cuya reseña tenemos, sin que aparezca ninguna referencia a esa destitución, más parece un "no están maduras, no están maduras" ¿o no? O echando otras pestilencia de anteriores pertenencias al PP sobre una persona que se ha limitado a marcharse cuándo y cómo le ha parecido ¿o no? Como si aquí ninguno tuviera sobre sus espaldas años de PP, incluso cargos municipales. Pues si eso es lo que descalifica,… adiós amigos ¿o no? No tiremos de hemerotecas, que todos, absolutamente TODOS, tenemos las nuestras ¿o no?

Creo que eso pasa cuando confundimos "comunicar", defender éticamente unas determinadas y legítimas posturas, con el marketing político, versión rama prostituyente, en la que todo, absolutamente todo, hasta lo que jamás iba a tener cabida en SCD, vale; al más puro estilo Rubalcabiano. Dejemos estar las cosas y no enrarezcáis tanto el ambiente que las situaciones son bastante más simples de lo que pretendéis que aparenten ser.

Llevemos el asunto a dónde deberíamos haberlo dejado siempre: Vosotros defendéis un cambio repentino –¿no se había leído los estatutos Mario Conde?– transmutando una estructura democrática, en lo que a algunos nos parece la negación de lo que hablamos que iba a ser SCD, quizás algo muy meritorio para un PP o un PSOE, pero insuficiente para Sociedad Civil y Democracia


Lo puedo decir porque estuve dentro de todo esto, desde antes de que Mario Conde diera la cara –y tú, Daniel (como ves yo no tengo miedo alguno a poner nombres), hasta el día en que Mario dijo que había que cambiar los estatutos (11/01/13), habías dicho que eran un gran trabajo, no en balde colaboraste bastante en ellos, codo con codo últimamente con Paco Maganto y conmigo desde siempre–. Otros, quizás muy pocos, defendemos que tenemos todo el derecho a impedir, con medios democráticos, dicho cambio. Perdonadnos si esta "artera acción" os hace sentiros traicionados, o como decía alguien ¿es esto democracia? Pues sí, es democracia, y justo en esa confrontación de las discrepancias es en lo que se sustenta ésta.

Y me opongo a estos cambios exigidos, porque unos estatutos, sean los que sean, no van a evitar malas decisiones de Presidencia/Secretaría General (sí la posibilidad de reseñalarlas) pero, los antiguos, sí poseían los medios para solucionar los problemas creados. Y aplicando las transitorias que ya existían, se podría haber solucionado el caso Valencia, y otros, como se ha solucionado en Andalucía (Graciela Conforto).

Si se lee algo más los otros cambios, se verá cómo al Presidente se le elige por simple mayoría, mientras que para destituirle hace falta dos mayorías de 2/3, una de ellas, prácticamente infranqueable. ¿Tanto blindaje necesita nuestro líder? ¿Acaso tiene algún miedo? Le conozco y no lo creo, la respuesta estará en otro lugar.

Igualmente, si con el trabajo en vuestras zonas comprobáis que existen unas personas que destacan por discursos e ideas claras, no esperéis que podréis auparlas a los primeros puestos de las listas electorales. Nada de eso. Se han sustituido las lista abierta por presentación, por unas primarias. Primarias a las que se le podrán fijar determinados filtros para que sólo se puedan presentar aquellos que estén respaldados por el Presidente/Comité Ejecutivo. Igual me equivoco, ojalá. Pero el día 9 optamos entre un método en el que colocaríamos a los que entendemos que son los mejores y los errores serían nuestros, u otro en el que pueden colarnos a los "elegidos por ellos". Ellos se equivocarían y los errores seguirían siendo nuestros. Vosotros decidís.

Por cierto, gracias a ese "debate por detrás, con zancadillas y sin dar la cara", que no ha sido otra cosa que el intercambio de pareceres de diversos afiliados negociando unas enmiendas para presentarlas conjuntamente¡qué horror! ¡qué inmenso error!– , os habéis enterado de que teníais que incluir el voto a las enmiendas por correo –aunque lo habéis cambiado sin avisar el haberlo hecho, tal vez para no tener que reconocer otra chapuza, o reconocer el copyright–, dadnos las gracias, al menos.

Dejémosno de complots, grupos subversivos o juedomasónicos y entremos en la cordura. Aquí sólo han existido dos personas que de frente y a las claras os dijimos que no asumíamos el cambio, directamente y por escrito, teniendo la coherencia de dimitir de nuestras respectivas responsabilidades. Y, sin más comenzaron las descalificaciones, con ese "sin querer, queriendo" que parece haberse convertido en santo y seña de la casa. Con posterioridad, me han contactado otros afiliados que compartían esa opinión, y hemos decidido trabajar juntos en preparar enmiendas, que no sé si merece la pena enviároslas pues me consta que ya os la han pasado vuestros espías. Ellos sí trabajan limpio, ¿porque lo hacen para vosotros?

Ahora resulta que si un grupo de afiliados nos cruzamos correos preparando enmiendas, somos unos dinamitadores de la democracia, mientras si lo hacen "aparateros" con nuevas o inexistentes responsabilidades, son los defensores de los valores de occidente,… ¡por favor! un poco, aunque os cueste, de coherencia. Todo esto es para mí un deja vu, ya lo viví, y sois un calco.

Seguro que el próximo día 9 podréis echar a vuelo los confetis; lo que no entiendo es cómo habéis dejado de ser, tan rápidamente sociedad civil para convertiros en un partido político más: "¡Vivan las caenas!". Cómo habéis aprendido tan pronto a usar los mismos métodos y burdas patrañas usadas por los aparatos de la casta:

"Cuando decidimos personarnos en el Gürtel, pedimos a todas las territoriales que buscaran todo lo que pudiera haber en su ámbito relacionado con ese caso y Fernández Tarrío se negó". "El partido decidió cesarlo, aunque Fernández Tarrío dimitió antes de que se oficializara el cese". En el más puro argumentario "político-cospedal", ridículo, incierto y faltando a la verdad.

Siento que hablando así, sin tapujos, como suelo hacerlo siempre, se puedan sentir ofendidas personas a las que aprecio, aunque a algunas, viendo como reptan, el aprecio se me va esfumando. Pero ellos han hecho su elección, al igual que yo he hecho la mía.





Algo sí espero: que al menos, llegado el momento, no cometáis la torpeza de vincularme con el PP. Ya los de la secta de UPyD nos acusaron a los herejes que nos marchamos o nos echaron (5 o 6 según ellos; más de 120, en realidad), de estar pagados por Esperanza Aguirre. La carcajada, aún resuena.



.

1 comentarios:

Pedro Barquero Sánchez de Ybargüen | 19 de febrero de 2013, 13:43

¿Qué en Andalucía se la solventado el problema eligiendo a dedo a Graciela Conforto?. Los estatutos obligan a elecciones para elegir al coordinador regional. Lo que ha hecho MC es un golpe de estado