¡Se puede ser más estúpidamente dañino?


Pocas cosas me quedan por decir sobre este irresponsable que la ignorante o ingenua mayoría del pueblo español, ha elegido para que nos dirija triunfalmente hasta la más sonora e irrecuperable de las ruina. No es que el líder de la oposición sea una lumbrera de las decisiones políticas, pero es que este inane convierte en premio novel de Literatura a Chiquito de la Calzada, y que éste me perdone por la comparación, porque Chiquito es mucho mejor persona y más profesional.

La verdad es que no me hace falta poner mucha intención para que me salte a la vista la estupidez de sus expresiones habituales en apariciones públicas y, sobre todo, en sus discursos, sean parlamentarios o en ruedas de prensa.

Cuando cree llegado el momento de decir algo que –supongo– supone memorable he inscribible con letras de oro en los anales de la política, refrena aún más el ya cansino ritmo de su alocución, une, casi a manera de oración, las puntas de los dedos de sus manos a la altura del plexo solar, dice la parida de turno, sea sobre el viento, los especuladores u otro asunto, y ejecuta con la cabeza un lento traveling giratorio de izquierda a derecha, con un mínimo pero perceptible movimiento repetitivo de arriba abajo que unos interpretarán como de refuerzo de la afirmación realizada; otros, como un gesto de "chulería", como diciendo ¿pasa algo? y que yo interpreto como una llamada al aplauso de adhesión.

Hoy, no sé lo que mañana me pedirá el cuerpo, me niego a ofender por ofender a este ser inane, salvo en aquello constatable y, digamos, vox populi, como esa mencionada inanidad que le lleva a que, caiga lo que caiga del cielo, cuan cretino avestruz, meta la cabeza en un agujero hasta que escampe.

Prefiero mil veces a un digno presidente que se levante respetuosamente ante el paso de la bandera de un aliado, aunque no fuera presidente entonces, a un presidente que ya siéndolo, sea tan soberbiamente estúpido que no corrige sus errores hasta que ese aliado no le obligue a hacerlo, mostrando cuan indigno es.


Zapatero es lo peor que nos podía pasar a los españoles y lo mejor para los que pretenden acabar con España. Sólo un pueblo suicida coloca al frente de su Gobierno a un individuo empeñado en destruirle.

Para concluir, quisiera resaltar una cosa a la que en mi opinión no se le ha prestado por los medios la atención necesaria y que –salvo que lo prometido por Rajoy, tenga la misma carga de "verdad" que lo dicho por la Divina– es, en mi opinión, un asunto a considerar. Dijo Rajoy, en el turno de contestación al inane durante la presentación de las improvisadas medidas de recorte, que proponía la reducción de las subvenciones destinadas a las organizaciones empresariales, sindicatos y partidos políticos. Pensé que era el clásico brindis al sol, pero al día siguiente volvió a insistir en el tema.

Seguro que el PP va a continuar siendo uno de los pilares de la partitocracia pero si, como presumo, en la afirmación que me llamó la atención, reducir las subvenciones destinadas a las organizaciones empresariales, sindicatos y partidos políticos, el PP ha encontrado uno de los argumentos fuerza para su próxima campaña, porque lo puede ser, a fuerza de repetirlo, no podrán obviarlo y algo del compromiso tendrán que cumplir. Veremos el grado de insistencia en este asunto porque, cuanto más sea, mayor
será el compromiso.

.

3 comentarios:

Mr. Langley | 17 de mayo de 2010, 19:55

Yo que seguí ese debate y que escuché a Rajoy diciendo que había que bajar las subvenciones a los partidos, bueno...mi sorpresa fue tal que aunque tuve oportunidad de escucharlo de nuevo, seguía alucinando. Quitarle la pasta a los demás, aunque tiene consecuencias, no es como cuando te la cortas a tu chiringuito y la verdad es que no se a que se debe esta declaración que según te leo parece que no fue un lapsus. Le doy tanta importancia porque siendo los partidos los dueños del sistema, como cualquiera que ostenta el poder sin control, pues yo al menos ya no espero nada de autoregulación o responsabilidad.


Y en cuanto a lo de Zapatero, visto está que no puede hacer lo que quiera, bien por el castigo sin piedad de los mercados o bien porque Europa y el resto de actores en esta crisis, no le van a dejar en paz tan fácilmente. Y lo mas triste es que este incompetente haga el ridículo esperando a que Merkel o Obama le den collejas para que espabile.


Saludos

JC | 18 de mayo de 2010, 12:10

Lástima que sólo proponga reducir y no eliminar.

Memoria Histórica de Motril | 19 de mayo de 2010, 14:13

Este zapatero nos va a llevar a TODOS a la ruina, ya lo veréis ya.