De bien nacidos es ser agradecidos


Creo que la inmensa mayoría de los que en Madrid nos implicamos en tareas de calle y otras, durante la campaña de las pasadas Generales, la conocemos. Quizás no todos pudimos calar su verdadera personalidad, vamos que no es de las que se esfuerzan en caer bien a la primera, ni a la segunda, ni a la ...


Es como es, por enjuta puede parecer frágil; por austera, algo hosca y, sin embargo —además de por palentina, ser recia—, es muy capaz, si dispone de los voluntarios necesarios, de cargarles las pilas a todos, echarse a las espaldas un autocar magenta y empapelar las calles de Madrid, tras efectuar una limpieza a fondo de la intolerancia y el sectarismo sobre el mapa patrio. Pocos de los que la conocemos podríamos negar cierto paralelismo de apariencia física entre Rosa y ella, algo desmentido por el cabello tempranamente gris de Josefina.

Tiene defectos, como el que suscribe tiene, dentro del partido, todas las papeletas para protagonizar el nuevo remake de "La Mosca" en su versión "cojonera", eso sí ¡Qué le voy a hacer! si yo nací en el Mediterráneo. Quizás el mayor de esos defectos, el que más desafecciones le proporciona, sea el que piense que todos tenemos la misma capacidad de entrega, generosidad y trabajo que ella. Recuerdo las continuas quejas sobre las, según él, excesivas dotes de mando de Josefina, que partían de alguien que se lamentaba de que parecía que en el partido no había sitio para los de nuestra quinta, dispuesto a remover los cimientos, hasta qe recibió la llamada del cielo ... y demostró ser todo un personajillo. Bueno volvamos a Josefina y veámosla al final de este vídeo acompañando a Rosa a la salida de la Facultad de Políticas (19/02/08), con los "orcofachones" tratando de reventar el acto.

video


A esta mujer, que llegaba a las 7:30 a la oficina de Campaña para Madrid (la de General Martínez Campo) y raro era el día que no salía de allí bien pasada la medianoche, tuve la suerte de encontrármela de nuevo y trabajar con ella durante mi estancia en Vitoria. Allí, los afiliados disponibles para el trabajo de calle, éramos poco más de cuatro gatos, Josefina se lamentó de que la gente no se implicara como lo hicimos en Madrid. Yo le recordé que una cosa es que ella realizara su actividad durante el horario arriba descrito y otra cosa es que los voluntarios de Madrid trabajaran el mismo tiempo. El maremagnum de gente circulando por la sede, quizás no le permitiera tomar conciencia de que muchos de los voluntarios de por la mañana, raramente repetían por la tarde. Vamos que hacían un turno y no tres como ella. Aparte de esto, contaba la singularidad de que estábamos en el País Vasco, en el que, por lógica de la presencia de kaleborrokas o proetarras, seríamos los foráneos los más desinhibidos en el trabajo de calle. Sin embargo, quiero dejar constancia del magnífico trabajo desarrollado por Carmen, Federico, Lara, Rolan, Cristina, Manuel y alguno más cuyo nombre no he retenido en mi mala memoria.


Esta Josefina que muchos denominaríamos "nuestra Josefina", no es nuestra, ni siquiera es de UPyD y, a pesar de todo, se batió el cobre con nosotros, por nosotros, en las dos campañas que en la corta vida de UPyD nos ha tocado vivir. Pasado un tiempo más que prudencial para que se serenen los ánimos y se asienten las últimas tareas, alguien "más cualificado" debiera implicarse, no sólo, como se hizo, en el agradecimiento por la ayuda aportada a los afiliados que moralmente estábamos obligados a ello, sino, y con más razón, a personas como Josefina que sin tener obligación alguna, compartieron desinteresadamente el trabajo de calle y nuestras ideas.


Querida Josefina, no sé si ha tenido lugar dicho agradecimiento pero, en tus gestos, se adivinaba que no. En ello coincidimos los compañeros que nos reunimos para despedirte ya que por falta de trabajo regresas a tu tierra palentina. Sin pedir permiso alguno, porque somos personas libres, nos reunimos, tomamos unas copas e inevitable y lógicamente hablamos de lo que hablan los amigos cuando se reúnen, hablamos de LO QUE NOS UNE, los esfuerzos compartidos, de UPyD, de anécdotas de las campañas, de algunos personajes que nos sorprendieron y de personajillos que nos divirtieron, de discursos memorables y resonantes meteduras de pata, de grandes triunfos y de decepciones inesperables.


Posiblemente tú no, pero algunos más, entre los que me encuentro, hemos tenido la sensación de que, si alguna vez el partido no ha hecho gala de eso de que "de bien nacidos es ...", fue con contigo. Supongo que, en un principio se intentó, y en esa línea oí lo que me parecieron sinceras declaraciones de la gente de la CT de Madrid, pero pronto pasaste a dejar de ser una prioridad entre los que algo pudieran hacer. Posteriormente, cuando realicé alguna pregunta sobre el asunto, ya se había encontrado el argumento apropiado, lo que me parecía la clásica respuesta-justificación, "no era afiliada del partido". Puedes comprender mi perplejidad ante el argumentito, cuando poco después se designa a otro no afiliado, éste ilustre, Sosa Wagner, cabeza de lista para las europeas. Afortunadamente, no se tuvo en consideración tal cualidad cuando de trabajar para el partido en las elecciones vascas.


Así que aunque no soy ningún portavoz autorizado, —tampoco hay que serlo para lo que voy a hacer— en nombre mío, de las ideas que nos unen y en el de otros muchos afiliados y simpatizantes que las comparten y que compartieron contigo horas y horas de voluntariado:




Pulsa sobre la imagen para ampliar





1 comentarios:

carla | 4 de junio de 2009, 0:06

Querido Juan, no puedo estar más de acuerdo contigo, no tengo el placer de conocer a tu Josefina, pero yo aquí en Murcia, siempre he hablado de mi Manolo Redondo, de mis Miguel Baños, de mis Antonios, mis Joaquines,mis Maris, mis Marios y de tantos otros nombres que en estos momentos no acierto a recordar, pero no por ello dejo de apreciar tanto como personas, como por nivel intelectual, trabajo y esfuerzo derrochado para y por el partido.Hubiera sido fantástico y es algo que honraría a UPyD haberles hecho llegar un gracias por la labor realizada. Por todo esto, aún careciendo de nombramiento oficial alguno,considero apropiado decirles a todos los Josefinas que hay en España Gracias, sin vosotros no hubiera sido posible; gracias por trabajar en ocasiones hasta con la dicotomía de querer hacer algo por el proyecto político de UPyD, aunque no creyeras en algunos de sus dirigentes, y gracias por haberme permitido tomar unas tapas contigo.